Naturaleza

El recorrido del tramo ofrece una importante oferta natural que comprende varios pisos ecológicos desde la meseta del Collao considerada como unas de las más grandes y altas del planeta, el abra en la cordillera oriental de Oquepuño y un descenso abrupto descenso hacia la selva baja.

En la parte del altiplano, es posible encontrar las lagunas altoandinas, donde se puede observar grupos de aves, cuya observación no es posible en otros lugares, así como las Parihuanas (Phoenicopterus chilensis), complementada con la variedad de especies de aves en la zona de selva y ceja de Selva (Ollachea – San Gabán).

Las provincias de Azángaro y Carabaya representan cerca del 25% de la crianza regional de camélidos a nivel mundial y tienen la mejor calidad de recursos genéticos en alpacas. Ademas, realizan anualmente uno de los más importantes “chacos” a nivel nacional, reuniendo a miles de vicuñas, en este evento sui generis los comuneros demuestran la forma tradicional de la esquila de las vicuñas.

En la parte de la selva, que comienza a expresarse desde el centro poblado de Ollachea, es posible encontrar un interesante número de cataratas; así mismo es desde acá que comienzan a aparecer en gran número el grupo de plantas de orquídeas. Adicionalmente, la Zona de Amortiguamiento del Parque Nacional Bahuaja Sonene, compone, por su riqueza natural, un importante ámbito geográfico para el desarrollo de actividades vinculadas a la observación de biodiversidad en general.