Cultura

El tramo IV se sitúa en la zona quechua de la región Puno la que se desarrolla en su mayor parte alejada del influjo directo del lago Titicaca, por esta razón su clima y su gente son diferentes y conservan mayor autenticidad, colorido e intensidad en lo que atañe a costumbres y folklore; siendo la zona más afín a los camélidos sudamericanos, posee gran riqueza en danza y música de alpaqueros.

Las expresiones culturales reflejadas en la música, la danza y el vestido son muy ricas en la zona; estudios sobre este tema señalan que entre las provincias de Azángaro y Carabaya se han registrado 99 danzas, de las cuales 25 se bailan exclusivamente en la zona de influencia directa del proyecto. Lo que dice de por sí la riqueza de su vestimentas típicas y sus danzas esta principalmente vinculada a las festividades religiosas como también al calendario agrícola-ganadero.

En el tramo es posible identificar artesanos, pequeñas empresas privadas o comunales dedicadas a la elaboración de textiles con materia prima local a base de la fibra de alpaca para la confección de vestimentas, alfombras típicas y otros utilizando el tejido de punto y el telar.